Maquillaje de camuflaje – Cómo cubrir las cicatrices y las arañas vasculares

Las cicatrices y las arañas vasculares son problemas de muchas mujeres. No es fácil camuflar las imperfecciones con maquillaje, pero hay maneras de cubrirlas aunque sea parcialmente. Y con un poco de habilidad y unos buenos cosméticos, tu piel lucirá radiante y hermosa.

Vasos sanguíneos agrietados

Las llamadas arañas vasculares dan un aspecto antiestético a la cara, las piernas y el escote. Entre las múltiples razones de su aparición, tenemos: condicionamiento genético, trastornos hormonales, hipertensión, estilo de vida sedentario o cambios ambientales. Las paredes de los vasos sanguíneos se expanden y su permeabilidad aumenta, lo que facilita la aparición de los factores que causan inflamación y arañas vasculares. Los vasos sanguíneos agrietados en la cara pueden ser el principio de la rosácea y, los de las piernas, de las venas varicosas. No deberías ignorarlos y deberías ir al médico. Hasta entonces, vamos a contarte cómo cubrirlos con maquillaje.

Antes de intentar cubrir las arañas vasculares, tenemos que contarte una regla muy importate de los maquilladores. Estamos hablando de la teoría del color, que dice que para cubrir el enrojecimiento de la piel, necesitamos usar el color contrario, en este caso el verde. Lo mejor será un corrector en barra o crema. Los vasos sanguíneos agrietados en las piernas suelen tener un tono azul o violeta. Podemos cubrirlos con correctores con pigmentos de color rosa o melocotón. De esta manera, cuando te pongas un vestido o una falda, sentirás puro placer.

Cicatrices solares, quirúrgicas y de acné

Debemos recordar que existen muchos tipos de cicatrices. Pueden tener diferentes colores, formas y tamaños. Las cicatrices aparecen debido a la cicatrización anormal de las heridas tras la finalización del tratamiento antiacné o como resultado de las quemaduras solares. Por suerte, todas las cicatrices se pueden ocultar debajo de un buen maquillaje (o aclarar y suavizar durante el tratamiento de belleza o dermatológico). Sólo tienes que elegir un tono de corrector adecuado y aplicarlo correctamente en la piel. El producto usado debería ser un tono más claro que nuestro cutis y que nuestra base. Aplícalo con un pincel o con el dedo y extiéndelo. Asegúrate de que no cree manchas o el efecto podría ser el contrario al que tienes en mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *