Cuidado del cabello durante el invierno. Cómo cuidar del cabello durante las vacaciones de esquí

La estación del año más perjudicial para el cabello es el invierno. Las bajas temperaturas, el frío, los vientos helados y la gran humedad influyen en que el pelo sea más propenso a sufrir daños. Siempre y cuando nos guste pasar las tardes de invierno en casa no hay problema. ¿Pero qué pasa si nos gusta estar activos durante el invierno? ¿Deberíamos renunciar a ir a esquiar sólo para no dañar el pelo? ¿Cómo podemos cuidar del pelo durante el invierno?

El cuidado del pelo en las vacaciones de esquí es muy diferente a los métodos estándar de nutrición. Permítenos presentarte varias reglas básicas para proteger el pelo al practicar deportes de invierno, que evitarán que los daños mecánicos en el pelo y aquellos relacionados con las condiciones desfavorables en las pistas de esquí. Merece la pena recordar estas reglas, para que no te dañes el pelo en tus excursiones de esquí.

1. ¡Elige el peinado adecuado para las pistas de esquí!

Mientras esquías no necesitas unos rizos perfectos cayendo por tus hombros. Tienes una gorra gruesa o un casco en la cabeza, así que péinate el pelo de la manera que te resulte más cómoda. Lo mejor sería esconder el pelo debajo de la gorra o del casco, porque de esta manera evitas los daños mecánicos y aislas al pelo de los factores dañinos (el viento, la nieve, el frío, el sol). Un peinado genial para las pistas de esquí es la trenza o la trenza francesa, que recoge el pelo firmemente. Además, puedes meterlo debajo de la chaqueta o de la bufanda de algodón.

2. ¡Aplica siliconas protectoras en tu pelo!

En el día a día evitas las siliconas en los productos para el pelo, ya que pueden deslucir significativamente el pelo. Aunque esto está bien para el cuidado diario, durante la práctica de los deportes de invierno, el pelo está en riesgo de raspado (p.ej. debajo del gorro), de frotarse entre sí unos con otros, de enredos, de tirones, etc. Es por ello que necesita una capa protectora de serum de silicona. Prueba un producto con una silicona ligera que no te deje el pelo graso, pero que asegure una buena protección contra los daños.

temporada-de-invierno.jpg3. ¡Usa champús suaves para lavarte el pelo!

Durante la actividad física, el cuero cabelludo suda y el pelo se pone graso mucho más rápido. Al final del día en las pistas de esquí, cuando te quitas la gorra, ves un pelo plano, graso y apagado que necesita un lavado. En las vacaciones de invierno, tienes que lavarte el pelo mucho más a menudo, así que usa productos que no se lleven por delante todas las sustancias nutritivas.

4. ¡Hidrata con una mascarilla capilar o un acondicionador!

Muy a menudo el cabello graso está también seco debido al viento, a las heladas y al sol que se refleja en la nieve. Encárgate de dar una buena nutrición e hidratación al pelo deslucido. Por la tarde, después de un largo días en las pistas, aplica una mascarilla capilar hidratante, un acondicionador o un aceite, y mantén el producto en el pelo durante un poco más de tiempo de lo habitual.