¿Qué es el lavado de cara con OCM?

El método de limpieza con aceite (OCM por sus siglas en inglés) es un método de limpieza facial con aceites que funciona disolviendo la grasa con aceite. Los aceites eliminan la suciedad y eliminan el maquillaje y, al mismo tiempo, no afectan a la barrera hidrolipídica natural de la epidermis, como ocurre con los geles de lavado facial. ¿Por qué vale la pena optar por el OCM y cuáles son sus efectos? ¿Qué aceites elegir y en qué proporciones? ¿Cómo se hace el OCM paso a paso?

¿Por qué vale la pena seguir el OCM?

Los cosméticos tradicionales diseñados para el lavado de la cara, especialmente los geles de limpieza, contienen detergentes, alcoholes y ácidos. Estas sustancias fuertes tienen como objetivo eliminar todas las impurezas de la piel, incluido el sebo. A su vez, cuando eliminan el sebo, violan la barrera protectora natural de la piel, es decir, la capa hidrolipídica. Como consecuencia, la piel se irrita, se seca y se deshidrata. Su mecanismo de defensa requiere que produzca más sebo, lo que resulta en un deterioro de la condición, la aparición de puntos negros y la búsqueda de preparados de limpieza cada vez más potentes.

Efectos del OCM

El OCM puede utilizarse independientemente del tipo de piel. El método produce efectos en forma de:

  • una piel suave, limpia, hidratada y calmada con un color uniforme;
  • equilibrio hidrolipídico de la piel, menor número de puntos negros, poros más estrechos y secreción limitada de sebo;
  • pestañas y uñas más fuertes.

No todos los efectos del OCM serán visibles inmediatamente, aunque la piel se limpie inmediatamente, es necesario esperar hasta 3 semanas para una suavidad perfecta y la reducción del número de puntos negros. Es posible que la mezcla de aceites con la que iniciaste tu aventura con el OCM requiera modificaciones relacionadas con las necesidades individuales de tu piel.

OCM – proporciones de aceite

La base del OCM es una mezcla de aceites que consiste en aceite de ricino y un aceite base seleccionado. Las proporciones de los aceites deben coincidir con el tipo de tez.

  • Piel seca: 10% de aceite de ricino y 90% de aceite base
  • Piel normal: 20% aceite de ricino y 80% aceite base
  • Piel grasa: 30% aceite de ricino y 70% aceite base

Estas son proporciones contractuales, que vale la pena seguir al principio de tu aventura con el OCM. Con el tiempo, en respuesta a las reacciones de la piel a la mezcla de aceites, puedes alterar libremente estas proporciones y también modificar la mezcla añadiendo aceites esenciales y mezclando diferentes aceites base. Sin embargo, esto último no debería exagerarse, ya que la piel puede reaccionar mal a uno de los aceites de la mezcla y, cuantos más haya, más difícil será determinar cuál es la causa de la irritación. Por esta razón, se debería utilizar un máximo de tres aceites de base, sin contar el aceite de ricino. Este último puede irritar los ojos, por lo que hay que tener cuidado al limpiarse el maquillaje.

OCM – ¿qué aceites elegir?

Vale la pena buscar aceites naturales, prensados en frío y sin refinar. La elección del aceite base debe depender del tipo de piel. Con piel seca (sin tendencia a obstruir los poros) y piel madura, el de aceite de almendras dulces, hueso de albaricoque, germen de trigo, borraja, aguacate, rosa almizcle, macadamia, argán y el de oliva serán los mejores. Para el cuidado de la piel mixta, vale la pena usar aceite de jojoba y semillas de uva; y para la piel grasa, aceite de comino negro, cártamo, nuez, aceite de semillas de calabaza y aceite de semillas de melocotón, así como aceite de cáñamo, aceite de linaza y aceite de sésamo. Los aceites indicados para la piel capilar incluyen el aceite de avellana y el de siempreviva. Para la piel propensa al acné: aceite de cártamo, tamanu (unas gotas), girasol, sésamo y aceite de linaza. Para el cuidado de la piel normal, vale la pena elegir el aceite de semillas de granada, almendras dulces, aguacate, avellanas, nueces de albaricoque y rosa mosqueta. En cualquier caso, puedes buscar una mezcla de aceites ya preparada, siempre y cuando no contenga parafina.

OCM paso a paso

Antes de limpiarte la piel con aceites, ten a mano una toalla pequeña o un paño de microfibra, algodón o muselina. Es muy importante que absorban bien el agua y mantengan el calor durante mucho tiempo. La toalla debe lavarse y secarse después de cada uso.

Vierte la cantidad correcta de la mezcla de OCM en la mano y frótala con las dos manos. Humedece la piel suavemente y aplica el aceite en el rostro. Masajea la piel con movimientos circulares, prestando especial atención a las zonas problemáticas. Humedece la toalla o paño en agua muy tibia, luego colócala sobre la cara y sostenla hasta que pierda el frío. Enjuaga la toalla y vuelve a ponértela en la cara. Repite esta acción 2 o 3 veces más. Luego, retira suavemente el aceite de la piel, enjuaga la toalla en agua fría y pásatela por la piel para cerrar los poros. Cuando te limpias la cara con aceites, puedes lavarla con jabón de Alepo. Al final, aplícate un tónico en la piel y finaliza con una delicada crema o sérum.