Un baño en pétalos de rosa – Hazte un regalo

Un baño relajante es uno de los mejores métodos de relajación tras un largo día de trabajo. Durante siglos hemos conocido las maravillosas propiedades de los baños nutritivos. Incluso Cleopatra se daba baños regulares y se dice que les debe a ellos su excepcional belleza. ¿Deberíamos seguir sus pasos y prepararnos por ejemplo un baño en pétalos de rosa? Indudablemente sí.

¿Por qué un baño de aromaterapia?

Los baños de aromaterapia con aceites esenciales son una gran manera de relajarse, calmar los nervios y despertar o adormecer (depende del producto usado). Un baño bien preparado no tiene que ser sólo un tratamiento higiénico ordinario, se puede transformar fácilmente en un momento de placer sólo para ti. Es por eso que es importante dedicar un tiempo a un baño con pétalos de rosa y ocuparse de tener un buen estado de ánimo, usando por ejemplo velas y algo de música.

¿Por qué petalos de rosa?

Resulta que los pétalos de rosa roja tienen muchas propiedades beneficiosas: antisépticas, hidratantes, fortalecedoras, reguladoras, etc. Por encima de todo, los baños en pétalos de rosa te proporcionan una gran cantidad de nutrición, que es difícil de suministrar a la piel incluso con una loción corporal muy buena. Los pétalos de rosa en un baño proporcionan placer, regeneración de las células de la piel, blanqueamiento de las decoloraciones y curación de las arañas vasculares. El baño en pétalos de rosa es una buena solución para la piel problemática. No mucha gente conoce que los baños de pétalos de rosa aromaterapéuticos y nutritivos también son muy buenos para la estimulación de la producción de colágeno, por lo que tienen propiedades antienvejecimiento y rejuvenecedoras. Además, los baños en pétalos de rosa son un gran apoyo para el cuidado de la piel madura.

¿Cómo se prepara un baño en pétalos de rosa?

Este tratamiento está particularmente recomendado en el verano, pero puedes hacerlo fácilmente durante todo el año. Añade al agua templada ingredientes nutritivos: pétalos frescos de rosa roja, en una cantidad que te convenga, aceite esencial (lo mejor serán las rosas) y opcionalmente leche (vaca, cabra, lo que quieras) rica en proteínas, calcio y vitaminas. Preparado de esta manera, el baño dejará tu piel nutrida y suave.